La noche que escuché por primera vez a Jay Malinowski fue un sábado 14 de octubre de 2015. La culpable de esto fue de Asídesastre, mi querida Ana. Fue a través de su twitter. Siempre me gusta descubrir nuevos artistas y tener la oportunidad de escucharlos en directo. Ana nunca me defrauda.

Jay vino a cerrar su gira The Deadcoast en Madrid, concretamente en Wurlitzer. Allí nos juntamos unos cuantos locos, la mayoría de nosotros probablemente no sabíamos lo que allí viviríamos, como bien escribió Ana es su web www.asidesatre.com. Creo que nos dejamos engañar por su pasión, y una vez más acertamos.

Comenzó el concierto y Jay nos deslumbró con el ritmo tan armónico y acompasado de su guitarra. También estaba con él Elliot Vaughan quién hizo las delicias con su violín y nos enamoró allí mismo.

Fue una noche bonita. Creo que hablo por todos cuando digo que nos fuimos de la sala Wurlitzer muy contentos con lo que allí habíamos escuchado. La música de Jay llegó para quedarse en mi reproductor.

Os dejo su disco Bright Lights & Bruises para que lo escuchéis  “Disco de la semana”. →