Sidecars: Dirección La Riviera

Fue hace diez años, una noche en la madrileña sala Costello, cuando Leiva --junto a Quique González y Rubén Pozo-- subió al escenario a su hermano pequeño. Era el año 2006, yo estaba en primero de carrera, y fui allí en busca de una entrevista para un trabajo de clase con los chicos de Pereza. Lo que no esperaba era encontrarme con ese tal Juancho, cuya voz, que recordaba a la de un Leiva en sus primeros años en Pereza, no podría sacarme de la cabeza en adelante.

No sería hasta 2009, en un concierto en la sala El Sol, cuando volvería a escucharle en directo. Esta vez con el grupo al completo y con su primer disco ya publicado, bajo el título homónimo de 'Sidecars'. Donde también estuvieron respaldados por Leiva.

Han pasado los años, han ido publicando discos (un total de cuatro), han llenado salas y ahora se preparan para dar un salto cuantitativo en su carrera, con La Riviera en el horizonte. Y, aunque Juancho siempre será el hermano de Leiva --sobrenombre que lleva con orgullo--, Sidecars se han ganado a pulso en estos diez años dejar de ser "el grupo del hermano de" para ser simplemente Sidecars. El trío formado por Juancho (voz y guitarra), Ruly (batería) y Gerbas (bajo).

Y así lo dejaron claro este domingo en la presentación de 'Contra las Cuerdas' en Madrid. Donde la banda madrileña se dejó la piel ante un teatro Nuevo Apolo abarrotado, que levantó el telón con el cartel de entradas agotadas.

"TENEMOS MUCHA EMOCIÓN A ESTE LADO DEL ESCENARIO"

Fue un concierto especial, no sólo porque se celebrara en la ‪mañana de un domingo o porque la puesta en escena fuera mucho más tranquila de lo que el grupo nos tiene acostumbrados. La banda tenía muchas ganas de demostrar (o confirmar) ante el público madrileño su talento. Y lo consiguieron con nota.

Sidecars lo volvieron a hacer una vez más, tan bonito como siempre. Y canción tras canción, las butacas del Nuevo Apolo sobraban a los allí presentes. Queríamos bailar, cantar a voz en grito las canciones, las de antes y las nuevas y, sobre todo, asegurarnos de que notaban, como dice uno de sus temas, que sí, que queríamos quedarnos en Madrid con ellos.

Un gesto que fue recibido por el líder de la banda con emoción y agradecimiento desde el minuto uno. Entre sus palabras a ese público entregado, Juancho reconoció que les había invadido el espíritu de Bustamante.

"Tenemos mucha emoción a este lado del escenario. Estamos un poco Bustamante. Para bien, digo", apuntó el cantante.

También ellos consiguieron sacar nuestro lado más tierno con un repertorio de baladas y medios tiempos entre los que no podían faltar Mundo frágil, Todos mis males, Dinamita o una versión de 'De Película' a la que sólo le acompañaban un par de guitarras y el teclado.

Pero, tras librarse de la silla que había servido para hacer un espectáculo algo más calmado, Juancho nos puso a bailar con Fan de ti, Ya no tengo problemas y Contra las cuerdas, que interpretó junto a "un tipo al que le tengo una admiración muy grande desde que nací. Con todos ustedes mi hermano". Y que sirvió de broche final para esa singular ‪mañana de domingo.

Tras los últimos acordes y las palabras de despedida, la banda abandonó el escenario entre los aplausos incesantes de un público que permanecía de pie con la esperanza de que aquello no terminara. Lo que hizo que Juancho acompañado por Ruly y Gerbas dieran media vuelta, se sentaran en una de las esquinas del escenario y disfrutaran de ese momento, entre abrazos y caras de felicidad. Saboreando eso que con tantas fuerzas habían soñado y que ya era suyo. Porque el trío madrileño se ha hecho grande, y Madrid se ha rendido a sus pies.


Esther Zecco o el inestimable potencial

Van quedando pocos artistas sencillos. Esther Zecco es uno de ellos. Sencillez no significa poca cosa ni conformismo ni mediocridad. Me atrevería a decir que todo lo contrario. El mundo necesita más sencillez y menos gilipollez. ¡A propósito! Antes del concierto solo unos privilegiados pudimos ver el ensayo. Zecco estaba nerviosa y saltaba a la vista. Tanto, que no le costaba reconocerlo:

—Estoy gilipollas –decía–. Os prometo que no soy así.

A sus lados estaban Nacho Mur a las guitarras, Pablo Sotelo a la batería, Javivu Carretero al piano, Marcos Justo al contrabajo y Manu Clavijo al violín. Unos “amigos”, como definió Esther, componentes de un escenario de lujo.

A veces no termino de empaparme de una canción o un grupo o un artista hasta que consigo dar con la esencia que le caracteriza. Lo reconozco, con Zecco aún no lo he hecho. Pero también admito que sé si va a terminar de hacerlo o no. Y Esther lo está consiguiendo ya. Porque escribo esto escuchando las mismas canciones que tocó en el Teatro Alfil grabando su disco “Carácter retroactivo” en directo. Admito que lo va a conseguir y que, cuando salga ese disco en septiembre, lo compraré para ponerlo en el coche cuando la vida vaya atolondrada y con ganas de joderme un rato. Y así parar en seco y encontrar calma. Delicadeza. Divinidad.

En una de sus canciones, Esther se pregunta “¿qué es lo que pasó cuando no pasaba nada?”. Eso mismo nos preguntamos todos los que estuvimos allí esa noche. Nos topamos de repente con una duda de la que no queríamos salir, al menos de momento: ¿Y si éramos privilegiados por asistir a ese conciertazo? ¿Y estábamos ante el brutal despegue de un avión en llamas que incendiará España de esa mezcla de letra delicada y melodía divina? Apuesto a que sí.

caracter-retroactivo-edu-musica-ilustrada-2016

No sin querer, los invitados pusieron la guinda a las canciones en que acompañaban a Zecco y, por consiguiente, a la grabación del disco. El primero fue Alejandro Rivera, quién deshojó “Geografía” con la magia que tiene su voz cuando se entrega a la música. Edu Vázquez no fue para menos: “Déjalo” quedó impecable, como cuando Música Ilustrada entrevistó a los dos y la tocaron para nosotros.

Fabián volvió a dejarnos boquiabiertos con la canción de amor que todos quisimos componer alguna vez: con “Está bien así”, Esther Zecco alimenta las ganas de empezar de nuevo todos los días. Y lo de Carolina de Juan (Morgan) –ya lo sabéis– es otro cantar. Ternura y dulzura se juntaron para disparar, bala a bala, “Quiero que te enfades conmigo”.

En definitiva, un concierto que asustó por su inestimable potencial. Una grabación bella de algo que quiere salir afuera a comerse la carretera. Cuanto antes (por favor). La música y su carácter retroactivo, necesario para correr sin prisa hacia los lugares del mundo que necesitan paz.


El sabor de todos los helados

La Gira Santa está dejando caer a Zahara por ciudades de toda España. Este sábado le llegó el turno a Granada, que acogió a la intérprete en la sala Industrial Copera de la Zubia.

Cómo no, me tocó vivir una nueva experiencia musical en la mejor compañía posible.

Llegamos pronto a la cola (casi 3 horas y media antes del concierto) y desde el exterior pudimos escuchar el desarrollo de la prueba de sonido. Mientras la Santa retransmitía por Snapchat (zaharapop), afuera nos servíamos de napolitanas y tinto de verano del Mercadona más próximo.

Podemos decir sin lugar a dudas que fue un concierto muy bien planificado con dos grandes atractivos: Sergio Caffeina a la guitarra y la gran sorpresa de Anni B Sweet, con la que compartió escenario durante dos canciones.

Lo que más impresionó de la actuación fueron los controles de sonido, al mando del técnico habitual de Zahara, que jugaba con tremenda facilidad con los reverbs en mitad de cada canción creando una atmósfera cuanto menos celestial. Así, conseguimos probar el sabor de todos los helados, en un deshielo atómico de nuestros sentimientos. El setlist tuvo dos partes fuertemente diferenciadas, comenzando con canciones suaves que se tornaron más potentes a partir de la mitad del concierto (coincidiendo con el tema Rey de Reyes).

En las horas muertas de aquella noche pudimos repasar casi todo el disco Santa, aunque no dejaron de sonar cortes de La Pareja Tóxica y La Fabulosa Historia de..., algunos ya elevados a la categoría de himnos como es el caso de Tú me llevas. Esta fue la canción que cerró provisionalmente el concierto, aunque ya fuera de micro y por aclamación popular, añadió a los bises un curioso mix de su tan conocido Merezco.

La entrega del público fue total. Recibió del respetable algunos regalos como un BB-8 (el curioso robot esférico de la última entrega de Star Wars) customizado a la manera más "Santa" y un dinosaurio con tutú. Más tarde nos deleitaría con traumáticas escenas eróticas entre estos dos personajes.

Si tengo que quedarme con algo de los conciertos de Zahara es, sin duda, con el buen humor que se respira, la naturalidad que ella ofrece y las risas que nos echamos con sus comentarios entre canción y canción. Con esfuerzo, ha sabido esquivar los baches sentimentales de su vida; ha conseguido crear un personaje que, casi sin quererlo, le ha cubierto con un aura inconfundible de diosa que nos pierde, nos embauca y nos deja enamorados una y otra vez.

No puedo cerrar esta entrada sin acordarme de mi amiga Miriam Latorre. Nuestra adicción a la música de Zahara nos unió desde puntos muy alejados del mapa. Con ella siempre puedo compartir largas conversaciones en las que se desatan nuestras inquietudes musicales. Es una de las cosas que me encantan de este arte: Nunca deja de darnos a conocer personas realmente increíbles.

Por muchos años más de carretera, porque nunca nos falte tu voz.

A tus pies, Santísima.


Vetusta Morla se abre en canal con Memoria Instantánea

La gira ’La Deriva’ de Vetusta Morla llega a su final con la publicación de su primer libro, ‘Memoria Instantánea’. 

Casi cinco meses han pasado ya desde aquel 21 de noviembre donde Vetusta Morla cerró en el Barclaycard Center de Madrid, o como nos gusta llamar a los madrileños, el Palacio, su gira ‘La Deriva’. Una gira que, sin duda, ha sido muy especial para el grupo. Han sido casi dos años de conciertos en donde han pasado por ciudades de España, Francia, Alemania, Portugal, Reino Unido, México, Colombia, Argentina y Chile, ciudades en las que no han parado de vivir experiencias, buenas y malas, y que ahora, de la mano de la editorial ‘Temas de hoy’, ve la luz en forma de diario.

‘Memoria Instantánea’  no es simplemente un libro más. Es el diario de una banda que se ha hecho a si misma. Te das cuenta de eso en cuanto lo coges y notas el peso de todas las palabras que están ahí escritas esperando a ser leídas.  Lo notas cuando pasas sus hojas por delante de tus narices mientras inhalas el olor a tinta, tinta que bien podría compararse con la sangre que han dejado estos seis, porque Vetusta Morla se ha abierto el pecho en ‘Memoria Instantánea’ y ahora nos lo exponen a cielo abierto.

Los diarios se caracterizan por algo, cuentan experiencias muy personales, historias que nos da miedo contar, pero que a la vez necesitamos sacarlas de nuestro interior. Este diario es una confesión. Así que agarraos fuerte. Porque suena un tambor, retumba en el umbral. Y es que vienen hacía a aquí y nos atraen como un imán. Memoria Instantánea es fotografía, poesía, relato, ensayo, … Un libro que gira sobre sí mismo creando así una esfera perfecta de realidad. Una realidad que hemos podido palpar con nuestras propias manos, en cada concierto, en cada melodía, en cada letra. Este diario es una prueba más de que la música no solo se escucha, sino que además también podemos verla y atraparla. Y así, es cómo queda reflejado en las 266 páginas que componen este libro, que la música se ve.

Así empieza el viaje,

Somos Seis

Somos rincones, emociones, momentos.
Somos brutos, serios, lentos.
Somos distintos, somos fuerza.
Somos difíciles y atrevidos.

Somos duda.
Somos silencio.

Somos rodar, leer, viajar.
Somos salir, jugar, vivir.
Somos inventores, ilusos, escritores.

Somos escurridizos.

Somos historias, música y ruido.
Somos compinches, somos niños.
Somos comida, danza y vino.

Somos seis amigos,
cuidando el mismo nido.

Pero no voy a contarte cómo continúa. Eso tendrás que descubrirlo por cuenta propia.

El libro ya está disponible en tiendas y librerías, aunque será este jueves 7 de  abril cuando la banda lo presente de manera oficial en el forum de Fnac Callao en Madrid, a las 19:00 horas. (Entrada libre hasta completar aforo)

Pero esto no es todo. Hoy también queríamos recuperar ‘La Canción Número 13’, un pequeño documental de apenas 25 minutos en el que la banda nos muestra como fue grabar y trabajar en su primer trabajo, ‘Un día en el Mundo’, y que, de alguna manera, nos acerca bastante a lo que vas a poder leer, ver y sentir con Memoria Instantánea.


Supersubmarina: cómo regresar a los inicios

"Podría viajar a Graná con mi nave espacial..."
...Así lo hicieron de nuevo los chicos de Supersubmarina.

En una noche fría de principio de primavera, los de Baeza aterrizaron en la Sala Aliatar de la mano de Europa FM. La emisora, que está lanzando al público más diverso la canción "Algo que sirva como luz", se ha decidido a acompañar a la banda durante su gira El Mañana, ofreciendo una serie de Showcases por las diversas ciudades en las que parará la furgoneta de Chino.

Y todo arrancó en tierra nazarí.

Los que estuvimos presentes fuimos partícipes de un formato de actuación que, como el vocalista dijo varias veces, es poco habitual en ellos. No sólo fue un concierto más pausado y familiar; también tuvimos la oportunidad de disfrutar de temas que ya apenas suenan en directo. Hablo de canciones como OCB, Ola de Calor o Emperatriz, cortes de los primeros LP de la banda, con el sonido más puro y menos comercial de Supersubmarina.

Comentó el frontman jienense (antes de arrancar con OCB) que fue al tocar esta canción cuando sintieron por primera vez que estaban haciendo algo grande.
Y vaya si lo estaban haciendo. A día de hoy, Chino, Pope, Juanca y Jaime se han consolidado como uno de los grandes conjuntos de la escena nacional, colgando ciudad tras ciudad el cartel de Sold Out.

Previamente a los bises incluso pudimos bailar con el estribillo de “Chas y aparezco a tu lado”, versión de la archiconocida canción de Christina Rosenvinge. Mi chica y yo nos abrazamos al escuchar los primeros acordes recordando, emocionados, las escenas de una de nuestras primeras citas que culminó en un karaoke perdido destrozando esta canción.

Es la magia de estos Showcases. Muchos de nosotros escribimos historias sobre letras que nunca llegamos a escuchar en directo. Buscando romper con esto, Europa FM y Supersubmarina plantean esta serie de actuaciones que definen el sentido más puro de la palabra exclusividad.

Sin embargo, no todo podían ser elogios y, como no, volvimos a presenciar las duras escenas que siempre dejan a su paso las restricciones de edad para entrar a salas de conciertos. El mínimo de edad establecido era de 18 años, lo que dejó a las puertas de la sala a muchos menores que, pese a su notable madurez, se veían bloqueados por los porteros y asfixiados por el peso de la ley. A pesar de que en Andalucía está permitido acceder a salas de conciertos a partir de los 17 años, muchas de ellas inventan sus propios derechos de admisión, colaborando a vetar el acceso a la cultura a los sectores más jóvenes de nuestra ciudadanía (por si no era poco el 21% de IVA cultural).

Si la gira "El Mañana" aún no ha dejado caer a Supersubmarina por tu ciudad y ya tienes tu entrada, puedes enviar una foto con ella y entrar así en el sorteo de un pase doble para los Showcases exclusivos que ofrece Europa FM.

Puedes participar aquí


MClan reduce revoluciones en su gira más íntima

Si me preguntan por MClan puedo decir que la voz de Carlos Tarque debió atraparme para siempre durante un verano, aquel en el que empezó a sonar la versión que los murcianos hicieron del tema 'Serenade' de la Steve Miller Band, 'Llamando a la tierra'. Y añadir, que escuchar 'Quédate a dormir' en directo es, probablemente y sin ningún tipo de discusión, la mejor sensación del mundo.

Ahora, 23 años después de su nacimiento, MClan, con Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez, se muestran al desnudo y 'Desarmados' en una gira acústica -que pudimos vivir este jueves en una presentación en Madrid- con la que recorrerán los escenarios de media España, de la mano de Mahou. Y puedo asegurar, que 'Quédate a dormir', así sin nada más que voz y guitarra, suena aún mejor.

Podemos pensar, sin equivocarnos, que la voz de Tarque no necesita ningún acompañamiento más. Y esta gira es la reafirmación. No veremos a Tarque, cual torbellino, recorrer el escenario de un lado a otro, ni pegar saltos subido a los altavoces. Vamos a disfrutar de una banda que, sin dejar su gesto rockero, se vuelve algo más íntima.

Y es que, Tarque y Ruipérez En esta gira, tan solo se bastan - sentados sobre unas sillas y con luces tenues- de guitarra, armónica, una pandereta y un cajón. Un cajón que, bajo las manos del vocalista, hace de 'Llamando a la tierra' algo jodidamente maravilloso.

IMG_5576Pocos artificios que no enmascaran la voz rasgada de Tarque y que permiten saborear los temas con un sonido al que nos tienen poco acostumbrados.

Sí, conocemos de sobra las canciones de MClan. Podemos enumerarlas, ordenarlas por año y disco e incluso recordarlas en conciertos pasados. Pero 'Desarmados' es otro rollo, es mucho más, es quedarte atrapado e inmóvil mientras escuchas 'Roto por dentro', y unos temas después cantar a voz en grito 'Carolina'. Y es que, ya se sabe, al final "siempre aparece Carolina con algún tipo de interés". En este caso apareció para ponernos a todos a dar saltos, e incluso arrancar a Tarque de la silla, en una noche perfecta.

Bueno, perfecta para algunos. Para los que queríamos disfrutar de uno de los mejores grupos de rock que tiene este país, pudiendo escucharles en acústico, como nunca antes. Pero no todos estaban allí por MClan, tampoco puedo decir con seguridad por qué estaban, lo que quedó claro es que no era donde querían, ni deberían haber estado.

Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez se merecían como mínimo respeto, ser escuchados y sentir que la gente disfrutaba de ellos.  Pero dudo mucho que, al menos durante las primeras canciones, fuese así. Un ruido de fondo invadía la sala y hacía incomodar al vocalista. Carlos lo dejó claro en varias ocasiones, mientras pedía silencio, sin ningún efecto. En uno de sus últimos intentos, ya con el gesto algo torcido, Tarque insistió en que dejaran las conversaciones y se relajaran, añadiendo un "si no han tomado demasiados estupefacientes". Unas palabras que consiguieron atraer la atención de todos y que empezara a reinar el silencio.

Tras estos momentos tensos y algo incómodos, en los que muchos temimos porque abandonaran el escenario (no sin razón), Tarque y Ruipérez empezaron a relajarse, intercambiando gestos de aprobación hacia un público, un tanto desagradecido y maleducado, pero que finalmente habían conseguido amansar.

'Desarmados' comienza oficialmente hoy, 1 de abril, en Madrid. Y recorrerá un total de 14 ciudades interpretando, de una forma muy especial, temas de sus primeros discos -algunos incluso hacía años que no tocaban, según recordó anoche Tarque- y de los más nuevos.