Manel, ¡Que suba la serotonina!

El sol y el buen tiempo han llegado a la capital. El miércoles pasado, uno a uno fuimos llegando al número 11 de la calle Barceló de Madrid, aunque esta vez no estábamos morenos, pero si habían crescut més d’un pam. Mientras escuchábamos sus aventuras de países lejanos fuimos tirando hacia la Sala Ocho y Medio. Que llegara el 29 de marzo nos costó tanto o más como trepar por la espalda de la chica de Aniversari, pero desde luego escuchar la percusión que daba paso a Les Cosines hizo que la serotonina que desprendimos fuera grandilocuente. Un segon, dos segons, tres, quatre… i cinc.

Entró en el escenario l’home amb el nas gros, acompañado de su banda y con una aparente tranquilidad -pero sin traje- empezaron a tocar algunos de los temas principales de Jo Competeixo. Estas canciones, que siguen deleitando al público con las historias metafóricas, no importaron estar en catalán, pues la música tiene un lenguaje universal. Así es que Les Cosines fue la luz verde, seguida de otras como BBVA. Empezaron a sembrar la adrenalina de estar en la Sala Ocho y Medio Club.

La sala estaba abarrotada de gente. Se creó enseguida un ambiente familiar, en la que los que veranean en Salou y los catalanes que vivimos en Madrid compartimos uno de los mejores momentos de 2017. Tuvimos que pensar que íbamos a sacrificar a canvi para estar allí.

Durante el concierto tuve al lado a mi amiga Teresa, que curiosamente fue quién me dio a conocer Teresa Rampell -gracias- pero la sangre catalana y el disfrute de poder pronunciar el català amb un accent ben marcat hizo que gozáramos todavía más. Guillem, ¡qué letras! ¡Entre las luces apagándose y volviendo el público exclamaba que “m’agraden les vostres festes, m’agrada el vostre estil”! Fue bastante espectacular que tratándose de otro idioma el público cantara a una sola voz vuestras canciones.

Desde mi posición, a la derecha del escenario, con vistes privilegiades, sintiendo l’eternitat al nostre davant. Dos amigos, de origen madrileño, deseaban impacientes cantar “las típicas”, los “grandes hits”: Boomerang, Sabotatge, Serotonina. Sí, se las habían estudiado. Cruzaban miradas esperando a que se iluminaran la sala, y al final entre esos arreglos electrónicos incorporados en las nuevas melodías de Manel la sala estalló con bailoteos, subiendo la fiebre, la pedra de la bogeria había brotado. Pablo y Natuca se decían “soy tuyo, tú eres mío, no te escaparás”. Teresa seguía sonriendo, sin entender la letra, aquellas notas la habían cautivado y disfrutaba. ¡Pujava la serotonina! Aburrido de ese espectáculo vino Jordi, que era mayor, y nos dijo que nos echáramos atrás, “deixeu-me un tir colla de matats”. Enfocó con càmares de retratar, y una voz comentó por detrás “què bé que están”. Desde luego pudo capturar con éxito el momento. Lo mejor del concierto fue poder grabarle a mi madre Ai, Dolors, pues así es como se llama. Ya le había dicho que iría más tarde a Girona, cap al tard… Pero se lo grabé por si acaso. ¡Sostenía el dedo en el botón de audio para poder registrar cada chá, chá, chá! Y, sin embargo, Natuca y Pablo fueron llevados per la pedra de la bogeria de nuevo: los gritos de serotonina que soltaron marcaron un cierre en alto, un clímax inesperado, en esa nota de audio. Estuve a punto de decirles que sou massa joves per tenir res massa clar, pero no es así. Recordaremos con mucho cariño ese concierto, en el que tuvimos que abrirnos paso hasta el escenario, pero prometemos que mereció la pena.

Llevo escuchando conciertos de Manel desde 2010, cuando todavía tocaban gratis en playas de la costa catalana, pero pagaría el precio que fuera por volver a un 29 de marzo como ese.

@grupmanel anoche presentando su último disco, Jo Competeixo. ??????

Una publicación compartida de Jorge ن (@jorgegordom) el

Sidonie, arranca La Peor Gira del Mundo

Granada, 7 de octubre de 2016.
Texto: David Cuero.

Cuando te preguntan por grupos malos, ¿En cuáles sueles pensar? Quizá te vendrán a la cabeza los típicos conjuntos latinos que sonaban en Caribe 2000 o aquella insoportable orquesta que tocaba por enchufe en las fiestas de tu pueblo. Sin embargo, ¿Alguna vez te has cuestionado cuál es El Peor Grupo del Mundo? ¡Nosotros tenemos la respuesta!

El Peor Grupo del Mundo es el título del nuevo disco de Sidonie. Los barceloneses buscan así homenajear a los grandes (y no tan grandes) de la música pop nacional: sólo en su single “Carreteras Infinitas” ya nos encontramos referencias a grupos como Los Planetas, Egon Soda o Lori Meyers.

Su nuevo trabajo es agradable y fácil de digerir, con melodías en general bastante calmadas que pueden dar sensación de linealidad en la primera escucha. Sin embargo, como ocurre casi siempre, al volver a repasar los temas, se aprecian más y más matices que dejan al descubierto la verdadera personalidad del disco. Nostalgia, mucha nostalgia; noches a 45 revoluciones por minuto; experiencias post-adolescentes contadas y cantadas en boca de adultos; recuerdos (lisérgicos, ¿quizá?) de los primeros golpes musicales de una banda que ha sabido mantenerse en pie a través de los años, y que ahora viene a dar fe del tortuoso camino que han dejado atrás…

En definitiva, un pequeño choque musical que nos recuerda a todos los que estamos empezando en la música pop la realidad a la que nos vamos a enfrentar. Esto no va a ser fácil, pero con suerte y trabajo puede ser que en unos años nosotros también estemos bailando con una maraca en la bragueta, borrachos (de cariño), delante una sala en plena ebullición.

Y si el peor grupo del mundo saca el peor disco del mundo, el paso siguiente es echarse a la carretera… ¡con La Peor Gira del Mundo!

Arranca La Peor Gira del Mundo

Emerge Producciones, productora madrileña que trabaja con grupos como León Benavente o Mucho, se encargará (junto con el patrocinio de Radio 3) del desarrollo de esta gira. Las primeras paradas anunciadas corresponden a las ciudades de Murcia, Granada, Santiago, Valencia, Alicante, Barcelona, Valladolid y, por partida doble, Madrid. Las entradas ya están a la venta en la web www.sidonie.net

No te quedes sin escuchar lo nuevo de Sidonie: lo peor del Peor Grupo del Mundo.

Gimnástica y Rey Chico, ganadores del concurso de bandas del Granada Sound 2016

Texto: David Cuero.

Esta mañana leía un artículo en la cadena ser en el que se preguntaba qué es el Indie. Maldita pregunta, ¿verdad? Podemos encontrar varias respuestas y todas nos pueden parece buenas. O no. Bien, si tuviera que resumirte con un cartel festivalero que es la música indie te hablaría de la quinta edición del festival Granada Sound. Este año el fesival nazarí ha apostado muy fuerte por bandas con menos renombre a nivel nacional para abrir puertas a grupos con más dificultades a la hora de promover su música. Es obvio, como pasa en todo festival, que has de llevar artistas que entren por los ojos, como pueden ser Amaral, Love Of Lesbian, Miss Caffeina o La M.O.D.A pero hoy queremos hablarte de esas bandas que nos cuestan más. Sí, esas que tocan a las cinco de la tarde mientras tú te estás tomando un refrigerio para sobrevivir al calor que además golpea con fuerza.

Y es que ya está cerrado el cartel definitivo que acompañará a la quinta edición del festival Granada Sound. Y los últimos artistas en apuntarse a la fiesta son Gimnástica y Rey Chico, y hoy queremos que conozcáis un poco más estos dos grupos emergentes que vienen pisando fuerte.

GIMNÁSTICA

gimnastica-musica-ilustrada-2016

Esta joven formación nace en Alicante en el año 2012. Buscando un sonido psicodélico y dando gran importancia a sintetizador y percusiones, los ritmos de GIMNÁSTICA incitan al baile y al salto más propios del subidón festivalero. Su último LP, Montaña, lo conforman diez temas en castellano. En la producción ha estado Raúl de Lara, productor de otros grandes grupos del momento como Varry Brava o Second. Se definen como amantes del “La menor”, artistas a los que nunca les ha importado recorrer 800 km en su Citroën para tocar dos horas en cualquier sala. Independientemente del escenario, dicen, van a ofrecernos un buen show.

La verdad es que me muero de ganas por comprobarlo. Gimnástica tocará el sábado 24, segundo y último día del festival, muy probablemente en el escenario “Granada” (aún por confirmar).

REY CHICO

rey-chico-musica-ilustrada-2016

Bajo el título de “Una banda 100% granadina”, encontramos a Rey Chico, la segunda de las bandas ganadoras que aquí revisaremos. El nombre de esta formación proviene del apodo con el que los cristianos conocían al Rey Boabdil (1459-1533), último rey moro del reino de Granada. Más allá de esta curiosa historia… ¿Cómo suena la música de Rey Chico? Pues bien, con influencias de Niños Mutantes, Vetusta Morla o Pixies, su sonido es un pop-rock fácil de escuchar, con esa clase de letras que sin dudarlo te aplicas a ti mismo aunque (muy probablemente) su origen esté muy distante de tu interpretación.

Podéis encontrar en youtube los 4 temas de su EP “Sin Piel”. Rey Chico actuará el viernes 23, también casi con toda seguridad en el escenario “Granada”.

Cinco razones para no perderte la quinta edición del Granada Sound

Texto: David Cuero.

Queda menos de un mes para que el Granada Sound celebre su quinta edición. En anteriores entradas hablamos sobre nuestra experiencia en este festival pero… ¿Qué novedades nos ofrece este año? 

IMG_7151

Aquí os dejamos 5 razones que os convencerán para repetir o asistir por primera vez a la cita.

1. NUEVO RECINTO

Por segundo año consecutivo, el recinto cambia de ubicación. Aunque a priori esto nos puede generar desconfianza, visto queda que en la anterior edición el cambio fue bastante positivo. No dudamos de que este año volverán a superarse, con un recinto amplio y bien organizado. Esta vez estará más alejado del centro de la ciudad, problema que queda solucionado con el Bus Lanzadera que Granada Sound pone a disposición del público que lo requiera. El autobús viajará desde el CC Neptuno (un lugar céntrico, muy fácil de encontrar independientemente de tu alojamiento) hasta el propio recinto, sin paradas intermedias, desde las 14:00h hasta las 05:00h.

2. ORGANIZACIÓN

Es muy difícil encontrar comentarios negativos alusivos a la organización del Granada Sound 2015. Podemos afirmar, de primera mano, que saben cómo acoger a 25.000 asistentes y hacerles disfrutar de sus grupos favoritos con la mayor comodidad posible.

Aparte de la extensa barra central, encontraremos el Bus de Negrita. Este último es parada obligatoria: no os podéis ir sin probar el inolvidable sabor de sus Mojitos (bastante baratos, dicho sea de paso). La forma de pago será mediante tokens, una forma muy práctica en mi opinión. Al final de este post encontraréis un enlace para recibir 10€ de descuento en la compra de vuestros tokens.

Encontraremos dos accesos al recinto, uno para prensa y otro para público, especialmente diseñados para evitar aglomeraciones. Una vez entremos, lo que veremos será una amplia oferta de Stands: Merchandising, ropa indie y entretenimiento para pasar las horas entre artista y artista. Si el hambre o el cansancio acechan, podremos acceder de forma gratuita a un área de descanso (Food Corner). Por último, los servicios se ubicarán a los lados de los escenarios principales. Tras mi experiencia del año pasado, puedo decir que me resultaron sorprendentemente limpios y cómodos.

Teniendo en cuenta todos estos antecedentes, ¿aún dudas que este año la organización no sea igual o mejor?

3. GENTE

IMG_0364

Este punto me parece digno de recalcar. ¿Cuántas y cuántas veces no hemos llegado a un festival cuyo público nos ha resultado, por una u otra razón, desagradable? Esto no pasa en Granda Sound. La música que aquí suena atrae a oyentes simpáticos, con ganas de fiesta, alegres… La atmósfera social es inmejorable. Si vienes solo, conocerás gente; Si vienes con gente, conocerás aún más gente. Y lo mejor de todo: en un espacio completamente libre de reggaeton.

4. CIUDAD

Cualquier persona que no resida en Granada se va a encontrar con una ciudad, ante todo, acogedora, cultural y barata. En todos los bares, la bebida incluye tapa y difícilmente costará más de 2’5€. El servicio de autobuses es bastante completo y nos dejará en pocos minutos en la parada del bus lanzadera. Si aún sobra tiempo para ver la ciudad, correis el riesgo de enamoraros de ella. Un paseo por el Albayzin, contemplando la ciudad al atardecer, descansando en algún mirador con vistas a la alhambra… Toda una experiencia para los sentidos.

Finalmente, no os olvidéis de que esta es la tierra de Grupos como Los Planetas, Niños Mutantes o Lori Meyers. En este enlace encontraréis una ruta por los enclaves indies de Granada, del que extraigo para esta entrada, por motivos evidentes, El Bar de Eric. Sí, de Eric Jiménez, el batería de Los Planetas.

¿Os viene a la cabeza la famosa frase de Un Buen día…?

5. GRUPOS

IMG_6091

Son el mayor atractivo de cualquier festival. Este año, se ha apostado por un gran número de grupos, quizá algo menos conocidos que los de la edición pasada. Entre los nombres que forman el cartel, destacaremos a Love of Lesbian, Miss Caffeina, Fuel Fandango, La M.O.D.A, León Benavente, Mucho, los internacionales The Ting Tings y el recientemente entrevistado por nuestro medio, Carlos Sadness. La verdad es que pienso que el cartel de este 2016 es toda una oportunidad para engancharnos a nuevos grupos y descubrir de qué son capaces sobre el escenario los músicos de nuestro país… ¡Y aún faltan confirmaciones!

Si no os parecen razones suficientes, ¿nos dejáis las vuestras en los comentarios?

Nos vemos los días 23 y 24 de septiembre en el Granada Sound.

Enlaces:

All Night, lo nuevo de Crystal Fighters que hace que solo quieras bailar

Mientras unos aprovecha el mes de agosto para desconectar y recargar pilas, otros como Crystal Fighters aprovechan para seguir dando guerra. Y lo hacen a base de canciones.

Canciones como “All Night”, que es su nuevo single y que podíamos escuchar hoy por primera vez en YouTube.

All Night sigue con la estela que tanto caracteriza a Crystal Fighters, ritmos alegres, coros que acompañan al unísono y un buen rollo que hace que por unos minutos nos olvidemos de todo y solo queramos salir a bailar “all night”.

Crystal Fighters en Madrid

El 11 diciembre, la banda liderada por Sebastian Pringle aterriza en Madrid para dar un concierto en el Palacio de los Deportes, el Barclaycard Center. La fiesta está asegurada. Puedes adquirir tu entrada aquí.

Y mientras esperamos a que llegue diciembre, aquí os dejamos All Night.

10 temas que demuestran que hay vida más allá de la canción del verano

Se alargan los días, empieza a sobrarte la ropa, y cuando menos te lo esperas ya está sonando en todas partes la canción del verano. Tan querida y odiada a partes iguales.

La canción del verano es fácil de reconocer, letras poco profundas, melodía que, aunque te niegues en rotundo a aprendértela y a bailarla, se te acaba pegando y terminas tarareándola hasta en sueños, y porque al llegar septiembre no vuelves a escucharla más. Vaya, unas características que pueden encajar también con los intensos y fugaces ‘amores de verano’, de los que, como de la canción, es mejor no engancharse. Pero hoy no hemos venido a hablar de esto.

GRANDES HITS VERANIEGOS

Entre los exponentes principales de estos ritmos veraniegos no podemos olvidarnos de Georgie Dann y su ‘Barbacoa’, que unos años después mutó en ‘El Chiringuito‘, para deleite de todos. Pero han sido muchos los que han querido demostrar al mundo que también saben unir palabras sin ningún sentido y ponerles música de fondo. Desde King África, pasando por David Civera, Sonia y Selena, Las Ketchup, Chayanne, Coyote Dax y un largo etcétera que han sido relegados por los ritmos reggeatoneros y los gorgoritos de Enrique Iglesias que han acabado haciéndose con el control del cancionero estival.

Pero para los que queremos escapar de la canción del verano, tanto como huir del calor abrasador y asfixiante de Madrid “buscando el Sol en la playa”, como Eva María, siempre nos quedarán las canciones que hablan del mar, la arena, los amores fugaces, las que nos transportan, tanto por sus letras o ritmos, a idílicos lugares (o al menos así son en mi mente), y con las que no sentiremos vergüenza al tararearlas.

Aquí os dejamos una lista con algunas de las canciones elegidas por parte del equipo de Música Ilustra, Cristina y Jorge. Cinco han sido lo temas que han escogido ellos. Pero como no están todas las que son, ni son todas las que están, podéis ayudarnos a completarla con aquellas canciones que consiguen que en pleno enero volváis al verano.

1. Hace calor’, Los Rodriguez. Es un éxito que no puede faltar en la lista. Y es que en cuanto empiezan a subir las temperaturas y las calles arden, siempre hay alguno que se lanza a cantar esta canción. (C)

2. ‘You gotta be cool’, La Habitación Roja. Los chicos de La Habitación Roja nos ponen a bailar a 37 grados, en una ciudad ardiendo, que bien podría ser cualquiera de la geografía española durante las olas de calor que nos está dejando el verano. Eso sí, nos animan a no perder la calma aunque el calor apriete. (C)

3. ‘Costa azul’, Sidonie. En ella Marc Ros habla de océano, coral, besos y de “enmarcar” recuerdos y amores vividos durante el verano. (C)

4. ‘Copacabana’, Izal. Mikel y los suyos nos transportan a un lugar donde todo parece perfecto. Una canción con la que dan ganas de ponerse a bailar (mientras haces la maleta para huir a la playa). (C)

5. ‘Tour de Francia’, Vetusta Morla. Vale, no es una canción muy veraniega que digamos. No te hace pensar en playas paradisiacas, veranos de ensueño ni anima al baile. Pero este tema de Vestusta Morla habla de los veranos de toda la vida, de los de antes, de los días en la calle, las siestas con el Tour sonando de fondo, los chiringuitos… Y todo ello con un tono nostálgico. (C)

6. ‘Lo que me gusta del verano es poder tomar helado’, Papa Topo. El título de esta canción es bastante obvio pero este tema tiene su gracia. Adrià Arbona lleva la voz cantante en este tema a la vez que Oscar Huerta hace una segunda voz en la que canta todo lo que no le gusta del verano. Personalmente me chifla esta canción. (J)

7. ‘Turnedo’, Iván Ferreiro. Poco que decir. Que pasen los años y que se sigan escribiendo canciones que da igual. Este tema del gallego estará siempre en el reproductor. Da igual la época del año. (J)

8. ‘Salitre’, Quique González. El viento de poniente sopla muy fuerte en verano. Y puestos a salir de Madrid que mejor que refugiarse en Conil de la Frontera. Esta canción de Quique González no falta en mi lista de canciones para el verano. Sabemos que las flores crecen en las dunas, que sube la marea y que se hacen invisibles. Y en verano más. (J)

9. ‘Llegaba septiembre’, Edu Vázquez. Todos hemos vivido alguna vez un amor de verano, de esos que te enganchas y no quieres soltarte. De esos que sabes que al llegar septiembre se desvanecerá. Que fue genial pero que también es inevitable escapar del adiós.  (J)

10. ‘Bikini’, Carlos Sadness. El cantante e ilustrador catalan nos proponer nadar en piña colada o incluso cruzar el mar en flamencos rosados hasta el Círculo Polar. Me encanta. (J)

10+1) ‘El Deshielo’, Zahara. En el verano de 2012 Santiago Alcanda le pidió a Zahara que escribiera una canción para el mes de agosto. Un tema amoroso que nos recuerda que es fácil recordar todo aquello que creíamos enterrado. No podía faltar en nuestra lista. (J)

Así suena el Café Libertad

A día de hoy ¿quién no conoce a Zahara, Mikel Izal o Andrés Suárez? Si tienes un poco de gusto musical habrás oído hablar de ellos y probablemente te fascinan sus canciones y sus letras. El éxito les rodea ahora pero hace un tiempo no les conocía ni Perry. Es así. Tocaban en garitos de mala muerte, antros que se caen a cachos y todo eso. Vamos, que sólo iban a verles sus amigos.

Pues bien, os cuento esto porque el otro día me deje caer por el Café Libertad de Madrid. Fui allí con mi amigo Felipe. Yo sabía que allí se daban conciertos pero no había ido nunca hasta el pasado sábado. La verdad es que ese maldito garito no tiene nada en especial. Entras y tienes un pasillo ancho con la barra del bar a la izquierda y al otro lado lo típico, taburetes y mesas cutres. Al final del pasillo se ve como una especia de puerta, digo especie porque creo recordar que no había puerta. El caso es que detrás de esa especie de puerta está la “sala de conciertos”, por llamarlo de alguna forma. La parades de ese sitio parece que se te van a caer encima. Está ya bastante machacado, se le nota viejo y cansado, quizá eso hace que tocar en Libertad sea especial.

Pues bien, allí llegamos Felipe y yo sin saber siquiera lo que íbamos a vivir dos horas más tarde.

Empezamos la noche como se deben empezar las noches de sábado, a doble de cerveza. Una vez que ya nos habíamos asentado, nos pusimos en primera fila. Yo quería escuchar bien el concierto. A Felipe aquello le importaba menos. Creo. Los amigos y familiares iban llegando. La sala se iba llenando poco a poco.

A las diez y pocos minutos salieron al escenario Esther Zecco y Edu Vázquez, dos músicos que probablemente ni conozcas. Salieron con sus guitarras a exponerse. A entregarse. A darse a la música. La verdad es que mola encontrar a gente tan entregada a una causa y que encima se les ve que disfrutan. Probablemente Zecco y Vázquez no vayan este año al San San Festival o al Les Arts, pero a ellos les da igual. Seguirán haciendo canciones y seguirán tocando en garitos pequeños, porque eso es lo que les da la vida. Pero Esther y Edu no eran los únicos artistas que allí había. Por lo menos había como siete artistas más en aquella maldita sala.

Felipe y yo seguíamos a lo nuestro. Por lo menos cayeron dos cervezas más y dos whiskys por mi parte y dos gintonic por la suya. No dejaba de ser sábado y había que entrar en sintonía con aquel sitio. Además, me gusta beber mientras escucho música.

Acabó el concierto. Edu y Esther lo habían conseguido. Nos habían cautivado con sus letras y con sus ritmos. No quisimos irnos sin saludar a los artistas y tomarnos una ultima copa con ellos. Jo, la verdad es que nos liamos bastante.

Que os voy a contar. Nos quedamos comentando la jugada y hablando de música. Por supuesto no faltaba la botella de vino. También estaban con nosotros Nadia Álvarez, que en un momento del concierto se subió al escenario y derramo arte por todos lados. No quiero olvidarme tampoco de Lucía y Alejandro, más tarde conocería el talento que escondían.

Nos dieron casi las tres cuando estábamos comentado de coger las guitarras y ponernos a tocar en aquel antro. Pero parecía que al jefe no le hacía mucha gracia así que surgió un plan, nos fuimos a casa de Zecco a seguir con aquella batalla musical.

Salimos de Café Libertad y todo el agua del mundo se nos caía encima. Aquella noche de carnaval se había convertido en la noche del diluvio universal. Llevaba ya cuatro horas lloviendo. Conseguimos subirnos a un taxi y nos largamos de aquel garito.

Llegamos al pequeño pero recogido piso de Zecco. Estábamos allí sentados, bebiendo y tocando. Compartiendo canciones. Alejandro se arranco y cuando empezó a cantar me quede enganchado. Jo, qué voz, se notaba que cantaba desde el alma. Allí todos eran músicos y yo era el acoplado, pero me lo pasé pipa.

Ya había pasado la hora en la que abren el metro y era el momento para irse a dormir algo. Al menos un par de horas. Salí de aquel piso feliz. La música me había regalado una noche mágica. Y no sólo eso, Edu me regalo su disco “Doce maneras de escapar descalzo”. Me cago en la leche, Edu, estoy enganchado.

Quiero que conozcáis a Zecco y Vázquez y por eso voy a quedar con ellos para hacerles una entrevista y que nos cuenten de primera mano cómo viven ellos la música, el trabajo que hay en un disco, las dificultades que te vas encontrando, ese tipo de cosas que creo son importantes y que muchas veces los que escuchamos canciones pasamos por alto, algo que es normal en cierto modo.

Estad atentos para no perderos nada y si vivís en Madrid apuntaros esta fecha, 29 de febrero. Ese día Nadia toca en el Café Libertad y yo pienso ir. Espero no liarme tanto porque el martes hay que trabajar…

¿Por qué volver al Festival de Les Arts?

Es viernes, 5 de junio de 2015, son las ocho de la tarde y el sol empieza a caer en picado encima de Valencia. En la famosa Ciudad de las Artes y las Ciencias, las gafas de sol y de rock van dejando el sitio a los focos que alumbran a los artistas que, dicho sea de paso, actúan sorprendidos ante la muchedumbre que llena las explanadas. No se esperaban 22.000 almas bailando al son de sus melodías.

En ese mismo instante, Dorian arañaba unos minutos al horario, acabando su “A cualquier otra parte” con más ganas que nunca, porque un público entregado había decidido acompañarles en ese y en los anteriores y cuidados temas que modelan su repertorio. Ya habían tocado, entre otros, La Bien Querida y León Benavente, quien sudó hasta la rabia por darlo todo en un ambiente hasta ahora inédito para la música.

FestivalDelesArts_Viernes_019-1024x683

Porque la música es arte y el lugar en que estábamos lo requería.

Después, Second dribló, alucinó –también– y se fue a casa intentando darse cuenta de dónde había estado. Llegó el turno de Supersubmarina. Los de Baeza brillaron en una noche que recuerdan como la que no iba a ser y al final fue un jodido “sístole diástole como una bomba a punto de reventar” en el interior de toda esa gente que saltó en cada nota de sus canciones.

Los relojes marcaban las 23:50 y –no se supo por qué– se hizo el silencio. En diez segundos estaría sonando “Enemigo yo”. Como un sexto sentido, le gente lo sabía. Había quien miraba hacia arriba y quien alrededor. El precioso armamento de los monumentos que rodean la Ciudad de las Artes gobernaba el Festival de Les Arts. “Es la primera edición y mira la que han liado”, pensaban algunos. Y empezó: “Penetrando en mi conocimiento, enturbiando los pocos recuerdos que tengo…”.

Ahora se entendía todo. ¿Qué querían los jóvenes –y no tan jóvenes– para el mes de junio? Sí. Era esto. Porque “para que sea distinto, nos tendremos que mirar y decirnos las verdades como nunca fueron tal”. Y unirse. Unirse en una voz contra el aburrimiento del mundo. Y cantar todos juntos. Pero en un lugar diferente.

Lo mejor era que aún quedaba un día entero de festival, con otros artistas a la altura de los anteriores. Jero Romero, Carlos Sadness, La Habitación Roja… Qué os voy a contar: sensibilidad y calidad en forma de música. Con el sol en plena espalda, IZAL rugió “La mujer de verde” y otras perlas acompañados del mundo entero. Porque los que allí estábamos creíamos que no había más Tierra que aquel asfalto sobre el que bailábamos. Nos mudamos al Cielo por un rato.

Fotografía-Luis-Crown-48451-1024x576

Lo de Lori Meyers y, posteriormente, The Wombats fue otro cantar, nunca mejor dicho. Los granadinos empezaron pidiendo disculpas por interrumpir (Mi realidad) y acabaron manteados. Los de Liverpool impresionaron a los pocos que no sabían de su increíble show. Fueron 30 bandas las que llenaron los tres escenarios de arte. Y había más: el diseño, la ilustración, la moda o la gastronomía también estuvieron muy presentes completando un fin de semana épico en la ciudad ché.

Y aún hay quién se sigue preguntando por qué volver en junio al Festival de Les Arts.


Les Arts PRO 2015 por festivaldelesarts

  • Sign up
Lost your password? Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.
We do not share your personal details with anyone.