Leiva, un monstruo haciendo música

Fotos: Juan Pérez-Fajardo
Texto: Jorge Gordo

No sé ni cómo empezar estas líneas. De verdad. Estoy tratando de buscar las mejores palabras para poder contaros lo que viví en el WiZink Center, pero soy incapaz. Lo primero agradecer a-Shows on Demand- y de J&B por hacer posible algo así  a través de su plataforma de #fanfunding Juntémonos. La noche del 30 de diciembre de 2016 fue un disparo certero al corazón del rock and roll. Más de 15.000 personas hemos sido testigos de la fuerza, la destreza, el cariño, la complicidad y la lealtad que tiene Leiva con esta profesión, la de ser músico.

Yo no quiero ser Bob Dylan, quiero ser Leiva.

Soy del 91, una generación que ha vivido su adolescencia escuchando Pereza, Algo para Cantar, Animales, Aproximaciones y Aviones; discos que me han acompañado en mi juventud y que ahora redescubro con la madurez del que se sabe conocedor de tener entre las manos algo tan poderoso como son sus canciones. Joder, cuando aprendí a tocar la guitarra lo hice con canciones como Pienso en Aquella Tarde, Princesas, Windsor o Lady Madrid, entre muchas otras. ¿Quién no se ha creído alguna vez ser el flaco de la Alameda de Osuna? No hay por qué irse siempre al otro lado del charco a buscar referencias musicales cuando las tenemos en casa. Yo no quiero ser Bob Dylan, quiero ser Leiva.

El Palacio a sus pies

El madrileño quiere a su público. Y éste le corresponde de la mejor manera posible, llenando el Palacio de los Deportes. Agradecido como siempre, no dejó escapar un momento para agradecer el esfuerzo que conlleva gastar 30€ (entrada más barata) en 2016. Pero Leiva bien merece pagar este precio y más si además lleva de teloneros a Morgan, el grupo madrileño se subió a las tablas del Palacio comandados por la voz tan inmensurable de Nina. Su disco, North, ha sido de lo mejor que nos ha dejado este año 2016. Con todo esto, cómo no vamos a ir a verle.

Terminada la brillante y excitante actuación de Morgan sobre el escenario, todos ansiábamos la salida de Leiva, que se hizo esperar más de lo habitual. El sonido de viento se hizo notar. Los nervios se apoderaban del Palacio cuando el ex-Pereza saltó sobre el escenario dejando entrever lo que esa noche íbamos a presenciar, su mejor versión. Con un juego de luces realmente bonito y trabajado, “El último incendio” arrancaba los primeros gritos de un público que, desde el principio hasta el final del concierto, no iba a dejar de acompañar al cantante en cada coro o verso.

Cerré los ojos y canté cada estrofa como si volviera a tener 15 años acompañando con la mano los acordes que salían de la guitarra de Leiva. A mi alrededor, una amplia variedad de generaciones hacían lo mismo que yo. “Lluvia en los zapatos” sonó como nunca, limpia y contundente. Entonces le siguió “Animales” y todos desatamos nuestros instintos más feroces. “Cantantes” cerró una primera parte de un show que no había hecho más que comenzar. Leiva se daba un descanso para explicarnos que tenía un tema que, desde hacía un tiempo, estaba tratando de recuperar para sacarla a relucir en los conciertos, se trataba de «Windsor». Con esta canción sonando, era inevitable no acordarse del otro miembro de Pereza, Rubén. Al que su excompañero le dedicó algunas estrofas de “Estrella Polar”, demostrándole así todo su cariño y respeto. Entonces le llegó el turno a “Eme”, aquí la culpa pesa un poco más para el que parte. Una a una las canciones se iba sucediendo y fue entonces cuando llegó “Breaking Bad”, única canción en la que saqué mi teléfono móvil para mandarle a mi hermano Gonzalo un pequeño audio que rezaba “La gloria me ha tumbado en el segundo asalto, demasiado humo, demasiados pactos”. Canción que se grabó como videoclip por parte de la organización y que pronto podremos ver en el canal de YouTube de Leiva. Por cierto, el móvil podéis dejarlo en casa cuando vayáis a un concierto. Entiendo que se quiera hacer una foto del momento y eso lo respeto, pero de ahí a estar grabando todo el concierto… hubo muchos momentos en los que tuve que mirar las pantallas porque lo único que veía cuando miraba hacía el escenario era un ejército de teléfonos grabando. Me cago en mil putas, cabrones.

Dejando de lado esta mierda, Leiva es de los que se acuerdan y así se lo hizo saber a su banda, amigos que le acompañan desde hace ya un tiempo en su trayectoria como músico. Gran parte del éxito de Leiva reside en ellos. Qué bien y qué bonito sonó todo el concierto, de verdad. De los mejores que he podido escuchar en el Palacio.

Con todos esos monstruos derrotados, éramos conscientes de que se acercaba el final. “Sincericidio” cerraba el ciclo de canciones de un álbum que ya es disco de oro, pero aún queríamos más. Fue entonces cuando Leiva pidió al público que dejasen sus teléfonos móviles para disfrutar de un final de ensueño. “Lady Madrid” sonó como nunca. Público y artista nos fusionamos en uno creando una explosión de sentimientos encontrados, de recuerdos inolvidables y de puro éxtasis. Esta droga es jodidamente buena. Era el final que esperábamos. Es el final que Leiva jamás olvidará.

Setlist:
El último incendio
La lluvia en los zapatos
Animales
Guerra mundial
Mi mejor versión
Palomas
Vis a Vis + Los cantantes
Windsor
Eme
Breaking bad
Miedo
Ciencia ficción
Monstruos
Electricidad
Cómo lo tienes tú
Medicina + Estrella Polar
Terriblemente cruel
Mirada perdida

Sincericidio
Lady Madrid

MClan, Quique González y Leiva, Monstruos para despedir 2016

Llevo varios días viendo en todos los timelines de mis redes sociales cómo Iván Ferreiro hizo del WiZink Center su casa, o cómo Coque Malla se calzó sus mejores galas y elevó sus canciones al cielo de Madrid para así reivindicar la música de autor. Pero me temo que esto no acaba aquí. Esta semana aún quedan monstruos que tienen que pasar por las tablas del Palacio de los Deportes antes de que 2016 llegue a su fin. Esos monstruos son MClanQuique González y Leiva.

Y es que estos días he cometido varios pecados. No acudí a la casa de Iván ni tampoco a la fiesta de Coque. No voy a poder ir esta noche al encuentro de los Mclan ni mañana al caso que tienen los detectives de Quique. Solo me queda una bala en la recámara, la del día 30 de diciembre. Y la voy a gastar con Leiva.

Convocatoria #JuntémonosconLeiva

Este 30 de diciembre se celebra #JuntémonosconLeiva, el concierto que el cantante madrileño ofrecerá en el aún Barclaycard Center de Madrid como respuesta al apoyo mostrado por sus seguidores en la plataforma de #fanfunding Juntémonos. Leiva fue, con diferencia y durante meses, el artista más apoyado por los usuarios de Juntémonos. Esta plataforma online es una iniciativa de Shows on Demand y J&B a través de la cual los amantes de la música en directo tienen la oportunidad de proponer los grupos y artistas que quieren ver en directo y dónde. El concierto contará como teloneros con la banda madrileña Morgan, el proyecto musical liderado por Carolina de Juan “Nina”. Morgan, cuyo estilo se encuentra a medio camino entre el pop y el soul americano, se encargará de caldear el ambiente hasta la actuación de Leiva. El flaco de Alameda presentará los temas de su último disco, Monstruos, que recientemente ha recibido el disco de oro y con el que continúa en la cima de las listas de éxito gracias a canciones como Sincericidio, Breaking Bad, San Sebastian – Madrid o Palermo.

Ilustración Leiva – Música Ilustrada

Que no mueran nunca los cantantes. Ilustración realizada a raíz de una fotografía de @angelbernabeu_foto #Leiva #Ilustración

Una foto publicada por Música Ilustrada (@musica_ilustrada) el

Isma Romero ofrece un concierto solidario por los niños con Síndrome de Down

Isma Romero ofrecerá un concierto solidario el próximo 21 de junio, de la mano de Nigel Walker, por los niños con Síndrome de Down.

Con este concierto en acústico, que se celebrará en Costello Club (Madrid) a las 21:00 horas, el valenciano -que se encuentra en plena grabación del que será su segundo disco, bajo la producción de Nigel Walker- destinará todo lo recaudado a la Fundación Síndrome de Down Madrid.

Walker es el creador de la iniciativa ‘Happy Band Project’, con la que busca conseguir «mayores oportunidades para la integración en la sociedad» de los niños con Síndrome de Down, según revela en su página web el productor.

Artistas como Leiva, Sidecars, Andrés Calamaro, M-Clan, Rubén Pozo o Dani Martín han querido poner también su granito de arena en ‘Happy Band Project’ con conciertos y subastas, a través de las que han conseguido recaudar fondos para la Fundación.

La iniciativa está abierta también a cualquier grupo o artista que lo desee. El procedimiento es sencillo, solamente tendrán que ofrecer un concierto, una jam session o cualquier tipo de evento y destinar parte o todo lo recaudado a ‘Happy Band Project’.

Ya puedes adquirir las entradas para disfrutar del acústico de Isma Romero y colaborar con el proyecto de Nigel Walker.

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][fusion_button link=»https://www.notikumi.com/2016/6/21/happy-band-project-isma-romero-en-acustico-en-madrid» color=»default» size=»» stretch=»» type=»» shape=»» target=»_blank» title=»» gradient_colors=»|» gradient_hover_colors=»|» accent_color=»» accent_hover_color=»» bevel_color=»» border_width=»1px» icon=»» icon_divider=»yes» icon_position=»left» modal=»» animation_type=»0″ animation_direction=»down» animation_speed=»0.1″ animation_offset=»» alignment=»CENTER» class=»» id=»»]COMPRAR ENTRADAS[/fusion_button]

 [/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Sidecars: Dirección La Riviera

Fue hace diez años, una noche en la madrileña sala Costello, cuando Leiva –junto a Quique González y Rubén Pozo— subió al escenario a su hermano pequeño. Era el año 2006, yo estaba en primero de carrera, y fui allí en busca de una entrevista para un trabajo de clase con los chicos de Pereza. Lo que no esperaba era encontrarme con ese tal Juancho, cuya voz, que recordaba a la de un Leiva en sus primeros años en Pereza, no podría sacarme de la cabeza en adelante.

No sería hasta 2009, en un concierto en la sala El Sol, cuando volvería a escucharle en directo. Esta vez con el grupo al completo y con su primer disco ya publicado, bajo el título homónimo de ‘Sidecars’. Donde también estuvieron respaldados por Leiva.

Han pasado los años, han ido publicando discos (un total de cuatro), han llenado salas y ahora se preparan para dar un salto cuantitativo en su carrera, con La Riviera en el horizonte. Y, aunque Juancho siempre será el hermano de Leiva –sobrenombre que lleva con orgullo–, Sidecars se han ganado a pulso en estos diez años dejar de ser «el grupo del hermano de» para ser simplemente Sidecars. El trío formado por Juancho (voz y guitarra), Ruly (batería) y Gerbas (bajo).

Y así lo dejaron claro este domingo en la presentación de ‘Contra las Cuerdas’ en Madrid. Donde la banda madrileña se dejó la piel ante un teatro Nuevo Apolo abarrotado, que levantó el telón con el cartel de entradas agotadas.

«TENEMOS MUCHA EMOCIÓN A ESTE LADO DEL ESCENARIO»

Fue un concierto especial, no sólo porque se celebrara en la ‪mañana de un domingo o porque la puesta en escena fuera mucho más tranquila de lo que el grupo nos tiene acostumbrados. La banda tenía muchas ganas de demostrar (o confirmar) ante el público madrileño su talento. Y lo consiguieron con nota.

Sidecars lo volvieron a hacer una vez más, tan bonito como siempre. Y canción tras canción, las butacas del Nuevo Apolo sobraban a los allí presentes. Queríamos bailar, cantar a voz en grito las canciones, las de antes y las nuevas y, sobre todo, asegurarnos de que notaban, como dice uno de sus temas, que sí, que queríamos quedarnos en Madrid con ellos.

Un gesto que fue recibido por el líder de la banda con emoción y agradecimiento desde el minuto uno. Entre sus palabras a ese público entregado, Juancho reconoció que les había invadido el espíritu de Bustamante.

«Tenemos mucha emoción a este lado del escenario. Estamos un poco Bustamante. Para bien, digo», apuntó el cantante.

También ellos consiguieron sacar nuestro lado más tierno con un repertorio de baladas y medios tiempos entre los que no podían faltar Mundo frágil, Todos mis males, Dinamita o una versión de ‘De Película’ a la que sólo le acompañaban un par de guitarras y el teclado.

Pero, tras librarse de la silla que había servido para hacer un espectáculo algo más calmado, Juancho nos puso a bailar con Fan de ti, Ya no tengo problemas y Contra las cuerdas, que interpretó junto a «un tipo al que le tengo una admiración muy grande desde que nací. Con todos ustedes mi hermano». Y que sirvió de broche final para esa singular ‪mañana de domingo.

Tras los últimos acordes y las palabras de despedida, la banda abandonó el escenario entre los aplausos incesantes de un público que permanecía de pie con la esperanza de que aquello no terminara. Lo que hizo que Juancho acompañado por Ruly y Gerbas dieran media vuelta, se sentaran en una de las esquinas del escenario y disfrutaran de ese momento, entre abrazos y caras de felicidad. Saboreando eso que con tantas fuerzas habían soñado y que ya era suyo. Porque el trío madrileño se ha hecho grande, y Madrid se ha rendido a sus pies.

La canción perfecta de Sidecars

Hace un par de años me metí con cuatro amigos en el actual Teatro Barceló de Madrid dispuestos a dejarnos la voz cantando las canciones de Sidecars que, desde hacía tiempo, nos habían encandilado. Nos habíamos tomado un par de copas antes y estábamos preparados para sudar de lo lindo en una olla a presión. Así fue. Dábamos la nota como nadie entre el público y la banda nos lo reconocía con muecas y gestos de agradecimiento. Porque bien saben ellos que un concierto debe reventar la sala y el público tiene que ayudar a ello.

Las cosas han cambiado en Sidecars en dos años. Han crecido en cantidad y en calidad. El pasado domingo, en el Fnac de Callao (Madrid) presentaron su nuevo disco, “Contra las cuerdas”, un acústico grabado en directo con el que la banda celebra su décimo aniversario. Y lo han hecho a lo grande, junto a ilustres invitados como Iván Ferreiro, que cantó con ellos “Los amantes”; Carlos Tarque (MClan), que rugió “Dinamita” como si fuera su propia canción; Dani Martín, que escogió él mismo “Todos mis males”; y, por supuesto, el hermano mayor de Juancho, Leiva, que ya nos tiene acostumbrados a brillar de una manera tan solemne que hace que caigamos a sus pies en cuanto alza la voz.

Ese domingo, fui a verles con un par de amigos. Era raro que una banda de rock presentara su trabajo las 12 de la mañana de un domingo. Pues la sala se llenó. Cantamos todos con Juancho Conejo (vocalista y guitarra), Ruly (batería) y Gerbass (bajista) sus míticas “Fan de ti”, “Cremalleras”, “Fuego cruzado”, “Dinamita”, “Chavales de instituto”

Entonces, como ya tenían planeado, quisieron tocar una de las tres canciones nuevas incluidas en el disco. Se titula “Una eternidad”. Más que fiel a Sidecars, el tema baila sobre el hilo de un amor que no termina de completarse por algo que no acaba de convencer al autor de la letra. Acompañada de una melodía pegadiza, parece salida del libro de estilo del conjunto madrileño. Pero llena de experiencia. Como enseñando a gritos el salto de calidad que dan con los años. Si su primer trabajo “Sidecars” (que dio el nombre a la banda) es un discazo, imaginaos este.

Recomiendo vivamente escucharlo con atención a los detalles. Y, porque lo hacen bonito, somos muchos los que entendemos las señales que nos mandan. Precisamente, “Una eternidad” termina quejándose y diciendo “Yo casi nunca entiendo nada…”. El otro día, entendimos todos otra vez lo que ya sabíamos: que Leiva no tiene ninguna culpa de lo lejos que van a llegar y de lo que vienen haciendo hasta ahora. Que es talento y no enchufe, para que nos entendamos. Este tema lo es. Es desparpajo, es labia, es Sidecars hasta la médula. Justo al terminar la canción, alguien dijo detrás de mí: “Es la canción perfecta de Sidecars”.

  • Sign up
Lost your password? Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.
We do not share your personal details with anyone.